Loading...

martes, 3 de marzo de 2009

MUCHAS GRACIAS POR SER PARTE DE ESTE PROYECTO, PERO ES TIEMPO DE PARTIR

lunes, 16 de junio de 2008

IVAN




Hoy me alejo por miedo a perderte... dragón herido, tierno, joven lleno con ansias de vida... duermo y tiemblo de fiebre; despierto en llanto de hermano. Vampiro inocente con pocos siglos crecidos; volteo, recuerdo ríos brillantes, destinos hambrientos con tus sueños gloriosos, terco ambicioso, despiertas en tu lucha por vida... caes mientras miras, resucitas y gritas. Desvaneces, transparente estallas. De nuevo andas mientras retas de muerte tiempo inútil me dictas. Abre para mi tus alas demonio, toma mis manos que ahora son tus armas, lucha, destroza, gana, en esta noche clara .


martes, 10 de junio de 2008

ENTREGA TOTAL


Como una explosión en mi ser sonaron tus palabras mortales aportando ondas sonoras dentro de mi mente haciendo reaccionar mi cuerpo de tal forma que nunca creí.

Mis manos se acalambraron y sudaron frió escarchando mi piel, mis ojos se ennegrecieron llenándose con lágrimas de fuego y un hueco comenzo a tragar toda mi cordura.

Extendí mis alas y con gran desesperanza empuñe tus manos para azotarte contra la pared de humo, para dejarnos devorar en sus gemidos de soledad.

Como una explosión mis labios te tocaron dejándome morir en un "tal vez"... mis manos se acalambraron con un "quizá" mis ojos lloran envolviéndome en soledad...
mi alma... se levanta con tranquilidad para morir en tus brazos una noche mas.

viernes, 23 de mayo de 2008

AYAZAVED

Estoy parado frente el mar, viendo como mis temores se alejan sobre una balsa que arde con fuego negro, lleno de tristeza tomo un puño con las preocupaciones de un ayer que desaparece con mi nuevo comenzar.

Estoy aquí ante ustedes prometiendo ser digno del poder que aun no tengo, tomando todo para dar nada.

Soy el ángel desterrado de ambos mundos juzgado por nadie y querido por la nada, que me abraza con su indiferencia.

Soy Ayazaved; el que arde mientras extiende sus alas de penumbra, el que busca ser aprendiz del fuego y comenzar con una nueva creencia.